El Érase una vez... o el Atreverse a comenzar









             "La vida pertenecen a los que se atreven"





Hoy es el comienzo oficial de mi blog, más allá de la mera presentación del mismo. Y por ello, y siendo coherente, empezaré por los principios. 

Sí, los principios. Estaréis de acuerdo conmigo en que un buen principio es fundamental en una novela, sea del género que sea. Yo soy de las que en las librerías, a la hora de hojear un libro y dilucidar si merecerá la pena ó no, me fío más del primer párrafo que de la propia sinopsis. Claro, también hay sinopsis y sinopsis, de eso hablaremos en otra ocasión.


Podéis pensar que el hecho de juzgar un libro entero, por sus primeras líneas es injusto. Y sí, probablemente lo sea. He de decir, que a veces aunque el principio no me guste, sigo leyendo hasta encontrar algo más que me ayude a tomar la decisión final. Sin embargo, los autores son conscientes de la importancia de un buen comienzo. Es algo que no pasa inadvertido para ninguno de ellos.  ¿Por qué?
                                                        
Las primeras líneas de un libro son un carta de presentación para el lector. A través de ellas, el autor ha de hacer gala del tipo de narrativa con el que nos a contar su historia, del ritmo de la misma, de la ambientación, de la temática, etc. Incluso detalles de formato, como los tipográficos, asuntos que a veces escapan a la decisión del autor, van a jugar un factor importante en el subconsciente del lector a la hora de quedarse  o no con el ejemplar que sostiene entre sus manos.

Por eso, creo que un buen inicio, además de muy importante para el conjunto de la obra, es muy complicado de redactar. Las primeras palabras de una historia son la pequeña cavidad, la misteriosa gruta, por la que el lector se adentra para llegar al universo creado para él. Pero si esta antesala resulta indiferente, soporífera y poco prometedora, el lector dará media vuelta y buscará otra puerta a Narnia.


Así, un buen principio ha de ser ,ante todo, atractivo. Misterioso, si cabe. Tiene que provocar en el lector curiosidad y ganas de responder a los interrogantes recién planteados. "¿Quién es? ¿Por qué está ahí? ¿Con quién habla? ¿Por qué se siente así?".  No obstante, la estética de las primeras palabras también es fundamental. No se trata de ser rebuscado ni pretencioso. Tan sólo de enganchar, tanto con el contenido como con el continente. 


Aquí dejo algunos de los, para mi gusto, mejores principios que he leído:



"Todos los niños crecen. Excepto uno". Peter Pan.



“¿Qué puede decirse de una chica de veinticinco años que murió? Que era guapísima. Y muy inteligente. Que le gustaban Mozart y Bach. Y los Beatles. Y yo. Una vez me ..." Love Story.



"El día que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo. Había soñado que ...". Crónica de una muerte anunciada.



"Todavía recuerdo aquel amanecer en que mi padre me llevó por primera vez a visitar el Cementerio de los Libros Olvidados. Desgranaban los primeros días del verano de 1945 y caminábamos por las calles de una Barcelona atrapada bajo cielos de ceniza y un sol de vapor que se derramaba sobre la Rambla de Santa Mónica en una guirnalda de cobre líquido." La sombra del viento.



"Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa. Sin embargo, ....".  Orgullo y Prejuicio.



"Volvía a ser de noche. En la posada Roca de Guía reinaba el silencio, un silencio triple. El silencio más obvio era una calma hueca y resonante, constituida por las cosas que faltaban.". El nombre del viento.

"Se dice en Imardin que el viento tiene alma y que al barrer las estrechas calles de la ciudad se lamenta por lo que encuentra a su paso.  El día de la Purga, silbaba entre los mástiles que se mecían en el Puerto, cruzaba en tromba las Puertas de Poniente y aullaba entre los edificios. Entonces, como abrumado por lo que había visto, se transformaba en un leve gemido." El Gremio de los Magos





Y, vosotros, ¿Cuál creéis que es un buen comienzo para una novela? ¿Cuáles os gustan más?



                                                      



4 comentarios :

  1. Me alegra mucho que al fin te hayas decidido a comenzar. Y me parece una entrada estupenda para ello.

    Por cierto, todo el primer capítulo de "El nombre del viento" es una obra de arte. Y la sinopsis no se queda atrás.

    ResponderEliminar
  2. Sí, cierto, es uno de los mejores comienzos que leí, todo el capítulo en sí. Y que el siguiente libro, El Temor de un Hombre Sabio, comience de manera similar, me encanta! Gracias por pasarte!!

    ResponderEliminar
  3. Ahí van tres inicios que me parecieron muy buenos, no sólo por cómo sirven de gancho al lector, si no por cómo apuntan ya el que va a ser el tono de la narración:

    «No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente.» El Capitán Alatriste, de Arturo Pérez-Reverte

    «El hombre de negro huía a través del desierto, y el pistolero iba en pos de él.» La Torre Oscura I: La hierba del diablo, de Stephen King

    Y él último (éste lo tengo en inglés y he traducido como buenamente he podido):

    «Si te interesan las historias con finales felices, harías mejor yéndote a leer otro libro. Este libro no sólo no tiene un final feliz; tampoco tiene un principio feliz y tiene muy pocas cosas felices en medio.» Una Serie de Catastróficas Desdichas I: Mal Comienzo, de "Lemony Snicket

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo cómo se me pudo pasar el principio de Alastriste...Mi yo de quince años, que leyó dos veces seguidas el libro,estaría muy decepcionada con esta entrada. Menos mal que estás tú para arreglar tal desastre!Mil gracias por la aportación! :D Por cierto, te recomiendo de Reverte "Ojos azules", una historia breve pero con un final genial!Cuando hable sobre finales (sin spoliers),ahí estará :D

      Eliminar