¿Peligrosas?

¡Buenas tardes! 

Hoy, inauguramos espacio. Sí,esta sección es nueva. Mejor dicho, más nueva que el resto del blog. 

¿Peligrosas? Ése es su nombre. Y le viene así dado en referencia al libro "Las mujeres que leen son peligrosas" de Stefan Bollmann publicado por la editorial Maeva en España en 2006. En él el autor a través de la palabra y de la imagen repasa siglos de relación entre la mujer y el libro. Y refleja, cómo éste le ha permitido, cuando la sociedad no lo hacía, en muchas ocasiones, ser libre. Os lo recomiendo.



  Si, por el momento, de algo me ha servido formarme como historiadora, es para poder afirmar que la mujer durante mucho tiempo ha vivido en una sociedad dominada por el machismo. 

  Y, claro está, en muchas partes sigue siendo así. Y en otras, en las llamadas "sociedades igualitarias", las afortunadas, realmente no estamos tan de enhorabuena. El machismo sigue, aunque quizás no explícito, latente en la vida cotidiana de muchas mujeres de países occidentales del siglo XXI. 

  Es más, el machismo incide con fuerza hasta en familias modernas que se proclaman libres de él e, incluso, contrarias al mismo. Nimios detalles como hablar sobre quién debe hacer las tareas del hogar, quién debe cuidar de los menores, quién puede estudiar el qué, quién puede trabajar en qué o dónde, qué sí y qué no debería hacer una señorita o un hombre, etc o expresiones tales como "Lloras como una niña", "Parece que tienes vagina", "Mujer al volante, peligro constante" son síntomas de una igualdad mal digerida, atragantada, arraigada en un suelo inestable. 



  Suelo inestable, además, porque se tambalea. En los medios y en el maravilloso mundo de "en teoría" nos hablan de conciliación familiar y de igualdad de oportunidades. Y claro, compenetrar eso con una realidad de sueldos a la baja por haber nacido mujer, con un "no contratamos mujeres porque, claro, en cuanto las hacemos fijas, se quedan embarazadas" (oído,sí, hace pocos días) o con personalizados machismos intramuros a las puertas de casa, vuelve loco a cualquiera. 

 



  Así, son muchas las mujeres que se sumergen en la lectura para vivir la vida de otras mujeres o para ver por escrito sus reivindicaciones sobre un lecho de literatura y ficción.

 ¿Por qué? Porque adentrarse en un libro es una vía de escape. Es más, para muchas personas,  la literatura es terapéutica. 

(Véase biblioterapia).





  El caso es que muchas mujeres,en pos de sus posibilidades y sobreponiéndose a las adversidades, han hecho grandes cosas. Han leído, se han curado con la lectura, han escrito, han ayudado,han avanzado,han dado ejemplo...


En definitiva, han sido Peligrosas.



  Desde esta sección, les rendiremos homenaje. Y, además, aportaremos nuestro granito de arena. ¿Cómo? 

Cómo:

  Por un lado, se hablará de la biblioterapia y se analizarán sus técnicas y sus resultados aplicados a las mujeres afectadas por el machismo o la discriminación. (Desde un punto de vista expositivo y no crítico pues tal blog no es de psicología aplicada y carecemos de conocimientos profundos acerca del tema).



    Por otro lado, se reseñarán libros en los cuales la independencia de la mujer se ponga de manifiesto o se cuestione (normalmente de género fantástico y juvenil, de la temática del blog). Así, también se hablará de las autoras de tales u otros libros.

  



   Y, por último, se presentarán proyectos existentes (nacionales ó no) vinculados a la mujer y a la literatura (integración, alfabetización, comunidades de lectura etc).


¿Qué os parece? Y, vosotras, ¿sois Peligrosas?

6 comentarios :

  1. La mera negación de la existencia del machismo en la sociedad, es un acto machista, sea con buena o mala intención, consciente o inconscientemente.

    Cada día me gusta mas lo que leo por aquí, con lo bien que escribes deberías escribir algún libro si es que no lo haces ya. Resulta triste el poder del dinero, como escritores sin talento venden libros, mientras otros brillantes se quedan en el banquillo por falta de amigos como quien dice.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, y, de nuevo, muchas gracias por comentar. Totalmente de acuerdo. Negarlo no hace más que acrecentarlo. Pero, al menos, hay gente con los oídos y los ojos bien abiertos, que toman nota de la situación, como tú. ¡Menos mal!

      Por otro lado, gracias por el aprecio y la confianza depositada en mí. En lo del libro, estamos trabajando. Muy poco a poco y con no muchas expectativas, pero al pie del cañón. Con seguidores como tú, se hace todo mucho más fácil.

      Espero verte más por aquí. Nos leemos! ;)

      Eliminar
  2. Me temo que me voy a salir un poco del tema (y puede que además vaya a decir una tontería), pero cuando hablas de las llamadas "sociedades igualitarias" y dices que no son tan igualitarias, estoy de acuerdo contigo. Y en realidad, creo que hombres y mujeres no tienen por qué ser necesariamente iguales. Puede que sea imposible que lo seamos, y si es así ¿para qué forzarnos a ello? Lo que me revienta es que por una diferencia de sexo unos tengan más facilidades para acceder a roles de poder que otros. O que demos más poder a unos roles que a otros por el hecho de que son asumidos mayoritariamente por hombres.

    Recogiendo la idea que has apuntado de qué carreras o qué trabajos dice la sociedad que son adecuados para hombres y cuáles para mujeres; bueno, cualquiera debería ser libre de dedicarse a lo que más le guste, pienso, pero quizá pueda ser (y no estoy diciendo que lo sea, ¿eh? es una forma de desarrollar un hilo de pensamiento) que las mujeres sean más aptas para el cuidado de enfermos o la educación de los niños, y los hombres para la igeniería industrial, por ejemplo. Si fuese así (y no digo que lo sea, repito), no tendría ningún problema con ello. Lo que me revienta es que se juzge una tarea más importante la de construir motores que la de educar niños, únicamente porque una la hacen más los hombres y otra más las mujeres.

    Supongo que la intención no era abrir un debate de este tipo y lo siento si me he desviado mucho del tema original. Pero es una reflexión que he escuchado en otras ocasiones y que me parecía interesante compartir.

    ¡Ah! Y otra cosa. Siguiendo con lo que ha comentado mi tocayo de los escritores sin talento que venden libros mientras que los brillantes no encuentran oportunidades. Hace unos días descubrí el servicio de publicación directa en Kindle de Amazon. Puede ser una alternativa para aquellos que quieren publicar y no encuentran el modo de hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero, gracias por comentar. Muchas. y, ahora, por partes: no era mi intención abrir un debate acerca de la importancia de unas u otras tareas asociadas a un género u otro. Pero, me gusta que se haya producido. Yo, cuando hablo de sociedades igualitarias, me refiero a ello en condición de igualdad de oportunidades. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que (y menos mal) hombres y mujeres no somos iguales en muchas aspectos ni tenemos que serlo. Eso, es una realidad y es una tontería que por ser políticamente correctos nos olvidemos de ello. Aún así, ambos sexos (que no género ya que género es término"cultural" y no biológico) somos merecedores de igualdad de oportunidades en todos los aspectos: sociales, laborales, políticos, etc. Así, si se diera el caso, como tú dices, de que a uno de los sexos se le diera (que en algún caso, claro que se dará) mejor una tarea, adelante. Siempre y cuando tal habilidad no se convierta en un lastre y cada uno se pueda dedicar a lo que quiera sin verse condicionado por ideales, tradiciones, conservadurismos, etc. El problema, en parte, ha sido el que tú has expresado: que se le da, y ha dado durante mucho tiempo, una importancia desigual a unas y otras tareas. Y claro, en eso, las mujeres, tradicionalmente, han salido perdiendo. Para acabar, apuntar que lamentablemente hay muchas personas que no opinan así. Peor aún, que ni siquiera opinan porque no se detienen nunca a pensar en ello. Hablo de hombres y de mujeres. Por desgracia, hay mujeres más machistas que muchos hombres. (Más papistas que el Papa). Y, así seguimos, creyendo que por utilizar palabras como "jueza" o "médica" (que en sí, es un logro) ya somos súper avanzados ("progresía", que decía Anguita) y luego sucede que no, que de progreso nanai de la China, que si quedas embarazada te despiden y si en tu casa el que lava los platos es tu novio, es que le tienes dominado. Esperemos que, entre otras cosas, los libros ayuden a cambiar esto, poco a poco.

      En cuanto a lo de publicar, sí. Conozco ese servicio y alguno más semejante. Y están bien. Pero, esos libros independientes cuentan con un motor de márketing y de ventas ínfimo comparado con el de las editoriales. Que si el libro es bueno, se acabará conociendo sin necesitar estas herramientas, pero, el autor no vivirá igual. Claro, que, no se escribe por los beneficios, en teoría, sino porque gusta. Pero, una ayuda para seguir o una compensación por tu trabajo, no creo que vengan mal. El handicap, como todo, es que para darte a conocer en el mundo editorial, a veces, hay que invertir. Y claro, no todos pueden. ¿No crees?

      Eliminar
  3. El machismo no existiría si viviéramos en una utopía. Y para vivir en una utopía (un sinónimo de imposible en nuestros días) demasiadas cosas tendrían que cambiar para bien. Y no todas las personas están dispuestas a ello, porque en cierto modo, sería abandonar su zona de confort, por denominarla de algún modo.
    Así que lo que habría que hacer es mentalizar a la gente desde que es pequeña, y digo gente porque hay mujeres que, por desgracia también son machistas. Habría que enseñar a las personas que una mujer no es la que tiene como obligación hacer algo. El problema de uno (en una familia) es el problema de todos. No se puede hablar de que alguien tenga responsabilidad de algo pudiendo otra persona realizarlo sin problemas.

    Ay, creo que me he desviado un poco del tema...

    Por último, quiero decir que me gusta mucho esta sección. Me ha dado qué pensar y conciencia bastante.
    Saludos y despedidas, Lyra. ~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ése es el problema, la educación. Por muchos programas de educación en valores de igualdad y etc que se desarrollen (que están muy bien) de poco sirven si la realidad luego es distinta y si en casa o por la calle la "otra educación", la no oficial, no colabora...

      Por otro lado, no sabes qué ilusión me hace que esta sección te guste. Es la que más me hacía dudar de incluirla o no por ser la más "distinta"!Espero saber conducirla bien!

      Muchas gracias por pasarte, nos leemos! :D

      Eliminar