La Sacerdotisa Blanca, de Trudi Canavan



   

  
Reseña:

  La Sacerdotisa Blanca es la primera entrega de la nueva saga en español de Trudi Canavan: La era de los cinco dioses. Esta primera lectura constituye una inmersión inicial en un mundo en el que magia e imaginación fluyen a raudales. Si eres un viejo conocido de la autora o un asiduo del género fantástico esta novela sin duda te interesa así que atento a la reseña.




  Tal y como acostumbra la autora, nada más abrir el libro nos topamos con un mapa del mundo que ella ha creado para nuestro disfrute (y cómo no, con un glosario al final). Un amplio continente y algunas islas son el escenario que acogerá la historia que en esta primera parte empezamos a conocer. Ithania del norte es el lugar donde transcurre la mayor parte de la historia pues es el lugar de residencia de los protagonistas. Desde allí, no obstante, en varias ocasiones recorreremos otras zonas del continente de la mano de personajes que nos descubrirán increíbles parajes así como seres y criaturas fantásticas.


 Comienza la andadura con Auraya, una joven aldeana  de Oralyn, en la zona de Hania, que desde corta edad lleva a sus espaldas la responsabilidad de cuidar a su madre enferma. Auraya es una firme devota de Los Cinco Dioses y venera también a los Blancos, sus representantes en la tierra. 

  Estos Dioses (Los Dioses del Círculo) se materializan en ocasiones importantes ante los Blancos para intercambiar impresiones y para guiar a sus "creaciones" (los seres del mundo) en sus vidas y en el devenir político-social de la Tierra y, sobre todo, de Ithania del Norte, donde habitan sus fieles, los circulianos. Sin embargo, hubo una época en los Dioses fueron más de cinco y en que las creencias y la fe vivieron tiempos convulsos. Desde entonces, Los Cinco no fueron adorados por todos. Es más, algunas etnias como los tejedores de sueños continuaron venerando a sus propios líderes y manteniendo en su memoria secretos de las guerras de los Dioses. 


 ¿Tejedores de sueños? Sí. Seres humanos con facultades oníricas y ancestrales conocimientos de medicina natural cuyo código les obliga a curar a todo aquel enfermo que se lo solicite sin importar sus creencias. Su enemistad con los sacerdotes y con los Blancos hace que los segundos prohíban en Ithania del Norte el acceso a sus servicios de sanación a todos los habitantes de la misma.

 Es esta la tesitura con la que da comienzo la novela. Auraya, amiga del tejedor de sueños Leiard, aprende de él con la intención de aliviar el dolor de su madre, a pesar de la expresa prohibición de Los Blancos. Sin embargo, y debido a un conflicto fronterizo, una de los Blancos arriba al pueblo de Auraya y se deja impresionar por la astucia y las capacidades de la joven, invitándola a viajar a Jarime para instruirse como sacerdotisa. 

 Diez años después, Auraya ha finalizado con éxito su instrucción y los Cinco Dioses la han nombrado una de Los Cinco Blancos. Ahora, con grandes poderes en sus manos, deberá enfrentarse a la primera tarea que le es encomendada: preparar el terrero para procurar una pacífica unión de todas las tierras del continente bajo la fe de los Cinco Dioses.

 Pero, ¿Auraya quiere conseguir tal cometido? ¿Está dispuesta a despojar a los tejedores de sueños de sus costumbres y de su sabiduría? ¿Y de arrastrar a elyneos y a siyís a una alianza peligrosa? ¿Y si Los Blancos están imponiendo en la Tierra estrategias y normas de conducta ajenas a los deseos de los Dioses? ¿Y si ella no sabe toda la verdad? ¿Habrá otra manera de complacer los Dioses? ¿Y si realmente no hubiera que hacerlo?

 Por otro lado, nos encontramos con Dannyn,  un viejo consejero, ahora asesor de la nueva Sacerdotisa Blanca que aportará al relato la madurez propia de un hombre de su edad y un punto de vista terrenal acerca de la situación social y económica de la tierras de Ithania. También las intrigas de su familia -comerciantes- añadirán a la historia un cariz realista importante. 


  Además de sacerdotes, Blancos, Dioses, tejedores de sueños, criaturas marinas (elyneos) y humanos nos encontramos con siyís y hechiceros indómitos.

 Los siyís son unas fascinantes criaturas creadas por Huan, una de los Cinco Dioses, cuya estatura y fortaleza corporal son menores que las de los hombres pero que están dotadas de unas alas que desde sus dedos nacen en forma de membrana y se extienden hasta su cintura. Confinados a los territorios de las altas montañas por colonos del reino de Toren sobreviven de forma precaria gracias a la caza y a la recolección. ¿Cambiará sus condiciones de vida el plan de los dioses de una alianza continental? ¿Tendrán que enfrentarse a los hombres o podrán negociar con ellos?

  A través de Tryss, un joven inventor siyí, los lectores nos sumergiremos en los vaivenes de las tribus aladas y nos enfrentaremos a los grandes quebraderos de cabeza que su mera supervivencia supone. 

 A parte de Auraya, Dannyn, Leiard y Tryss la historia es narrada a través de un cuarto personaje: Emerahl, una anciana hechicera inmortal que ha permanecido siglos escondida de los circulianos y que desde su primera aparición en escena no dejará de dar sorpresas.

Autora:




Crítica:


  La Sacerdotisa Blanca destaca sobre otros libros de la autora por la amplia ambientación fantástica de la que goza. Es un mundo totalmente nuevo y tan extenso que es difícil cansarse durante la lectura. Los parajes, las criaturas (vices, voranes, rainas, siyís, elyneos...) y los elementos mágicos que la historia invita a descubrir son además de numerosos, de una calidad asombrosa. 

 Por otro lado, los personajes están muy bien construidos y todos ellos son de una complejidad notable. Aunque las historias de Auraya y Leiard son muy atractivas, es la de Emerahl la que más atrapa e impulsa a continuar leyendo. 

 Considero un gran acierto haber incluido a este personaje, en esta primera novela secundario, en la trama. Su evolución es sorprendente así como su personalidad y toda la historia que la rodea. Una anciana y solitaria hechicera que durante siglos se esconde de los circulianos en una isla  viendo generación tras generación  cómo la población del lugar va en aumento hasta que las presiones sociales le hacen escapar y enfrentarse de nuevo al mundo. Un mundo que ya no conoce, que ya no concibe como suyo pero que se desmoronaría sólo de saber que una hechicera como ella aún existe... 

  En cuanto a Auraya, la protagonista, cabe destacar también lo diferente que se torna su papel en comparación con otras obras de la autora (Las crónicas del mago negro o La maga) en las que la protagonista femenina era una chica muy joven y cuyo desarrollo  y descubrimiento personal ocupaban parte del argumento. En este caso Auraya es una chica de veinticinco años madura que tiene claras sus ambiciones y  que sabe cuál es su papel en el mundo a pesar de las contradicciones que le surgen a raíz de los acontecimientos. Tampoco, como en las obras arriba mentadas, es una chica sentimentalmente inexperta  ni con grandes dudas acerca de sí misma o de las circunstancias que la rodean. O, al menos, en principio...

 
 Por último, considero que el hecho de que las intrigas sean de índole religioso aporta a la novela también un elemento novedoso en la trayectoria de Trudi Canavan pues habiendo sido éstas políticas y bélicas en sus obras anteriores (Crónicas del mago Negro, La espía Traidora o La maga), el tema divino le quedaba pendiente por explotar. 



  
Y , con esta primera entrega, ha dejado claro que lo saber hacer de manera sobresaliente.



   En cuanto al estilo de la obra, es un gran punto a favor la multiplicidad de puntos de vista existentes. Conocer el transcurso de la historia  de boca de muchos y distintos personajes dota de una riqueza relevante al argumento.

   A lo largo de la novela abundan las descripciones. Los diálogos también son importantes aunque en muchas de las ocasiones no revelan una acción desmedida ni mucho menos. En esta obra la acción es moderada y está repartida a partir de la segunda parte del libro. La intriga tampoco tiene una importancia estelar pero, claro, estamos ante un libro introductorio, la primera parte de una trilogía, por lo que todo esto era de esperar. 

  La expresión y la prosa están tan cuidadas como siempre conjugando con delicadeza diálogos banales con tintes de humor, escenas precipitadas llenas de tensión y reflexiones profundas y meditadas.

 La  gran extensión del libro puede extrañar para lo poco que "ocurre". Es muy largo, sí, pero te descubre todo un mundo nuevo y con mucho potencial. En mi opinión, constituye una base perfecta para lo que espero que sean una segunda y una tercera parte repletas de acción.




  En definitiva, se puede afirmar que La Sacerdotisa Blanca es una novela repleta de fantasía, magia, episodios épicos, romance y aventuras. El contenido se antoja más adulto que el de otras trilogías de la misma autora y, a la vez, la imaginación de Trudi parece que se ha desbordado más que nunca elaborando una primera entrega de "La era de los Cinco Dioses" sorprendente y adictiva.



  

  Si te decides a probar esta deliciosa novela, después no te puedes perder su segunda parte La hechicera indómita que será publicada en España también por Fantascy este marzo y su última entrega Voice of the Gods que verá la luz en nuestro país a lo largo de este año 2014.









¿Te llama la atención? ¿Lo leerás? ¿O ya lo hiciste? ¡Sea como sea, se agradecen vuestros comentarios!

1 comentario :

  1. ¡Vaya! Qué bien te quedó la reseña. Yo lo leí este mes, después de tenerlo meses y meses en la pila, y, la verdad, me arrepiento de haberle hecho esperar tanto. Un saludo. :)

    ResponderEliminar