Sagas canceladas



  Hace unos meses que no publico ninguna reseña o artículo por aquí. La razón no es que haya dejado de leer, ni mucho menos, sino que últimamente no consigo acabar ningún libro. Con tres o cuatro empezados, ninguno me engancha, y a pesar de tener decenas de reseñas de libros sí acabados pendientes, no me animo a escribirlas. Otros proyectos ocupan mi tiempo libre.

  Sin embargo, vuelvo con el eco de las malas noticias, tal y como podéis imaginar al leer el título de este post. Llevo ya algún tiempo a la espera de leer  algunos títulos que no acaban de salir. Y, todo, porque los cancelan. Son terceras o cuartas partes  de sagas extranjeras que en nuestro país no verán la luz porque las editoriales o bien no han comprado los derechos o bien, incluso teniendo tales libros traducidos, no los lanzan al mercado. Seguramente a vosotros os haya ocurrido algo similar con alguna serie, últimamente el compromiso de las casas editoriales hacia sus fieles lectores deja mucho que desear. 


  Las editoriales son negocios y, como tal, buscan beneficio. No son ONG´s ni para sus autores ni para sus clientes. Hasta ahí, todo bien. Pero, ¿hasta qué punto les beneficia ahorrarse la tirada de un título o la compra de sus derechos a sabiendas de que no será un best-seller? A corto plazo, puede que las cuentas salgan mejor, claro está, pero este juego a dos bandas puede traerles pérdidas. Si yo como cliente invierto mi dinero en una serie, novela tras novela, que me gusta es, entre otras cosas, porque espero poder saber qué ocurre al final y porque pretendo obtener todos los tomos. En el momento en el que la editorial me falla y me deja tirado a mitad o casi a final de la serie, ¿volveré más adelante a depositar mi confianza en esa casa adquiriendo sus libros nuevos? No. Sencillamente, acudiré a la biblioteca, los pediré prestados o los descargaré. Y esto último con la conciencia tranquila ya que no he sido yo el primero en fallar al mercado editorial. Ni mucho menos. 

 Dicho esto, y por si como yo aún queda alguien esperando alguno de los siguientes libros, os enseño qué tres editoriales me han dejado tirada y con qué series lo han hecho:

1. The Raven Boys, Maggie Stifervater. La editorial SM tras publicar los tres primeros libros de esta saga de corte fantástico-juvenil (La profecía del cuervo, Los saqueadores de sueños y El tercer durmiente), ha anunciado hace apenas un mes a través de sus redes sociales que la publicación de la última parte, El rey cuervo, ha sido cancelada. Ha sido tal el impacto de los fans de la serie que incluso se ha puesto en marcha una petición en el famoso portal Change.org. Os dejo el enlace.




2. Crónicas de Lumatere, Melina Marchetta. La editorial Molino publicó Finnikin de la Roca y Froi del exilio dejando inacabada la trilogía a falta de su tercer libro Quintana de Charyn. Gracias a la traductora Noemí Risco sabemos que esta tercera parte sí está traducida y que son muchos los seguidores de  esta saga de corte épico que esperan con ansía saber cómo Melina Marchetta dio punto y final a esta historia de reyes destronados, magia, intriga, misterios, suspense, amor...




3. Engelsfors, Mats Strandberg y Sara Bergmark. 
Esta trilogía juvenil ha sido un éxito imparable en Europa y, sobre todo, en su país de origen, en Suecia, donde la historia de estas brujas de instituto ha llegado incluso a la gran pantalla.  Maeva publicó El Círculo y Fuego, sus dos primeras novelas, y aunque durante casi un año prometió a los lectores la inminente publicación de La llave, la última parte, ésta nunca llegó. La editorial se escudó en un nivel de  ventas demasiado bajo, pero es que la promoción de estos libros fue demasiado silenciosa...si es que la hubo. Yo tuve la suerte de leerlos gracias a que la editorial me los ofreció para reseñar y me consta que el resto de bloggeros que como yo accedieron a hacerlo pusieron ambas novelas por las nubes, pues ha sido de lo mejor en el panorama literario juvenil de los últimos años. Entonces, ¿a qué se debe tal fracaso? 



  Desde luego, no está todo perdido. Estas tres series están publicadas en inglés y en otros idiomas al completo, por si os animáis a continuarlas. Yo, por mi parte, esperaré un tiempo a que el disgusto se me pase para decidir si hacerlo o no.

      ¿Conocéis más casos de series canceladas al final de las mismas? ¡Contados!

No hay comentarios :

Publicar un comentario