Huesos en el jardín, Henning Mankell





  Esta novela corta es una nueva entrega del famoso detective Wallander. Famoso, claro, para quien haya disfrutado antes de sus casos o conozca la serie o la película basadas en su personaje. No es mi caso. Encontré esta novela, que leí de una sentada, en la estantería de una sala de espera y, sin ser del todo consciente del paso de las horas, la empecé por puro aburrimiento y la acabé entusiasmada por haberme topado con un personaje - Wallander- tan magnífico. 

 Antes de nada explicar que Huesos en el jardín pertenece a la saga de novela negra Serie Wallander formada por varias partes cuyo eje central es el detective Kurt Wallander y cuya autoría ha pertenecido siempre al sueco Henning Mankell. En España tal sucesión de libros ha sido editada y publicada por Tusquets dentro de la colección andanzas. Es preciso también señalar que no coinciden el orden de escritura y de publicación de las partes con la línea cronológica que la historia sigue: hay saltos hacia atrás y hacia delante. A parte, Mankell también ha escrito para la misma saga una novela en la que el protagonismo pesa sobre la hija de Kurt, Linda, y en la que Wallander se configura como un mero personaje secundario (Antes de que hiele, 2002).

 De esta serie la primera novela en ser escrita y publicada fue Asesinos sin rostro (1991) pero la que, sin embargo, abre el orden cronológico de la historia es La pirámide (1999) publicada ocho ejemplares más tarde. La novela que "cronológicamente" cierra la saga es El hombre inquieto (2009) pero ha sido ésta - Huesos en el jardín- la última en ser publicada (2013) la cual se sitúa temporalmente justo antes de El Hombre inquieto.

  Una vez situados en la lógica y el orden de esta saga (¡se torna casi más complicado que seguir las entregas de La Guerra de las Galaxias!) cabe comentar que Huesos en el jardín, por lo que leído en la red, es la más corta de todas las novelas de Mankell. Esto responde a la intención del autor. Él no pretendía escribir una nueva entrega como tal de Wallander sino obsequiar a sus seguidores con un pequeño relato a modo de despedida que, aunque publicado mucho después, escribió allá por 2004. En este caso Kurt reflexiona profundamente sobre el paso del tiempo y piensa en su retirada profesional y en el disfrute de su jubilación. Es un libro personal, intimista y reposado en el que la investigación policial irrumpe y ocupa parte de la trama a sabiendas de que "esa vida" cada vez tiene menos cabida en un Kurt cansado y lastrado por los años.

 
Mankell. Retrato extraído de la red.
  


   En cuanto al autor, Henning Mankell, éste novelista sueco se ha alzado en la última década  como un importante referente de la novela negra. Así mismo, ha sido galardonado con el premio  Pepe Carvalho (distinción que reconoce a escritores de dicho género) en la edición 2006-2007. La dirección teatral es la disciplina en la que ocupa el resto de su dedicación profesional. Actualmente, lleva un importante teatro en Maputo (Mozambique), donde reside parte del año junto con su mujer Eva Bergman.  También se caracteriza por ser Mankell un hombre que participa muy activamente en política: es un férreo defensor de la causa palestina, un convencido votante de izquierdas y un constante divulgador de los problemas y las virtudes del continente africano.


   En 1999 tras la publicación de La pirámide Mankell decidió no prolongar más la ficción sobre Wallander dando por terminada la serie del mismo. En 2002 con Antes de que hiele quebró la determinación que había tomado pero sólo en parte dado que tal obra se centraba en Linda, la hija de Kurt Wallander. No fue hasta 2009 cuando Mankell sorprendió a todos sus fans publicando una nueva entrega de su detective favorito, El hombre inquieto. ¿Qué le llevó a ello?


Wallander. Dibujo extraído de la red.
"Con 'El hombre inquieto', Mankell rompió su promesa de no volver a escribir sobre Wallander después de una pausa de diez años. Según explicó, lo llevaron a escribir conflictos suecos no superados de tiempos de la Guerra Fría y la lucha de muchas personas de más de 60 con los problemas de memoria. De hecho, la lucha del investigador de 60 años contra algunos problemas de demencia senil se vuelve más importante que la trama policial. Así, el escritor también aprovechó para despedirse del personaje: Mankell afirmó que iba a dejar solo a su personaje, cerrar la puerta y abandonar la casa"  El mundo.

  Como se desprende de este fragmento periodístico, Mankell volvió a coger la pluma y a trazar líneas para Wallander movido a ello por los sucesos de la actualidad que lo rodeaban. Algo parecido ocurrió con Huesos en el jardín, novela en la que una obsesiva -  y satírica y divertida- preocupación por la vejez   ronda por todas las páginas de la misma.


Löderup, Ystad, Suecia.
   Reseña: El libro comienza cuando Wallander sale del municipio de Ystad, al sur de Suecia, donde vive y trabaja, para visitar la que le han prometido que será "la casa de sus sueños" en Löderup, pequeña localidad en el punto más meridional del país. Entusiasmado por encontrar un lugar donde pasar tranquilamente el resto de su vida se adentra sin saberlo en la que será una gran caja de secretos. En el jardín del que parecía ser un hogar perfecto Wallander se topa con huesos humanos que por procesos postedeposicionales de la tierra están emergiendo hacia la superficie. ¿A quiénes pertenecen? ¿Cuánto tiempo llevan allí? ¿Nadie lo sabía? ¿Fue un crimen? Y en tal caso, ¿quién lo cometió? ¿Es posible desentrañar lo que apunta a ser un homicidio o asesinato acontecido más de cincuenta años atrás? 

 De esta manera comienza una investigación policial en la que también contribuyen Martinsson y Lindman, viejos colegas del detective. Comisario y demás personal de la comisaria tendrán que sumergirse en hemerotecas, registros y viejos archivos para intentar desvelar la identidad de los allí yacientes y formar mil y una hipótesis hasta llegar a una verdad: nada es lo que parece.

Opinión: Que los acontecimientos se suceden de manera acelerada es algo innegable, es un hecho. Pero la obra es una novela muy corta,  así que no podía ser de otra manera. Un ritmo más pausado junto a las altas dosis de reflexión en un libro tan breve habría sido un error fatal por lo que creo que la pequeña historia está muy bien contada.

 El desarrollo de la trama me ha parecido original pero peca de sencilla. Echo en falta giros, complicaciones, sorpresas, intriga, suspense...pero cuando me documenté y leí que esta novela era más una reflexión que "un caso" lo entendí todo. Por otro lado, el rescate de datos del pasado me ha complacido bastante. Es irreal...no todo es tan sencillo, ni el acceso a los archivos ni la revisión de los registros, al menos, para los civiles. Desconozco la metodología policial e investigadora de Suecia así que tampoco puedo criticarlo mucho.

 La ambientación está expresada de una manera que los parajes, por fríos que sean, resultan "acogedores". Las descripciones son ágiles y eficientes envolviendo  a la novela en un haz de realismo cercano y agradable.

 El estilo me ha sorprendido gratamente. Creo que parte del éxito de Mankell reside en su pluma, en su forma de contar las cosas. A menudo uno olvida que está leyendo un libro y cree estar conversando de tú a tú con el propio Wallander. 

Pero la clave es Wallander. Sí. Ése es el quid de la cuestión. La construcción del personaje es inmejorable. Es complejo, profundo y reconocible en personas de nuestro alrededor. Tiene la virtud de ser único y ser vulgar al mismo tiempo. Es simpático y gruñón. Es rebelde y es maniático, preciso, obsesivo. Es irónico, satírico, divertido y exasperante. Está hastiado de la vida y tiene ganas de vivir. Es Wallander. 


  En conclusión, ¿lo recomiendo? Recomiendo leerlo pero no comprarlo.

 ¿Por qué? ¿Acaso mantengo una cruzada contra las editoriales? No, mucho más sencillo. Este libro es pequeño, la historia es muy breve (creo que la leí en dos horas y poco más), de una factura muy sencilla y una edición sobria. Es de tapa blanda y endeble. Es, en palabras del autor, un relato no una novela en sí. Cuenta el libro con un prólogo y con un anexo al final, pero nada del otro mundo. Entonces deberían fijar un precio consecuente a sus características y no venderlo, como hace la editorial, a 17,00 €. Me parece una verdadera estafa. Y, ojo,la línea de publicación de la editorial me encanta pero las cosas como son. Allá cada uno.

  Vayamos con la lectura. La recomiendo totalmente. He leído quejas y desencantos sobre ella de quienes previamente han leído el resto de bibliografía del autor. Comentan que el nivel es descendente y que adolece de ser demasiado predecible. Incluso leí a un blogger que en su opinión, para acabar así de mal, mejor no haber publicado nada más.

 Yo, personalmente, la recomiendo. Si no habéis leído, como yo, nada antes del mismo autor, no importa. El libro se puede leer perfectamente de manera independiente. ¡A mí me ha servido para conocer a este gran autor! ¡Y si realmente éste es el peor de los que ha escrito, para mí, mejor, pues lo que me viene tiene mejor pinta aún! Sin duda, a partir de ahora seré una asidua fisgona en la comisaria de Wallander.


Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Lo leeréis? ¿Ya lo habéis hecho? ¿Ya conocíais la serie Wallander?

3 comentarios :

  1. Hola!

    Aunque no he leído nada del detective sí conozco la serie. Creo que nunca me he encontrado con una serie o película que superara al libro y como la serie me gusta bastante estoy segura que los libros de este personaje me van a encantar!

    Gracias por la reseña, besos!

    ResponderEliminar
  2. Sí, a mi la serie se me hace algo lenta (malacostumbrada que estoy a las series policíacas norteamericanas repletas de acción) pero te digo que el libro es mucho mejor, seguro! :)

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, ayer no te comenté que cobrar 17 euros por según que novela a veces es verdad que resulta abusivo, yo desde que descubrí las bibliotecas estoy encantada, ahora mismo sólo compro aquellos ejemplares que realmente quiero tener... bueno... alguno que otro consigue colarse de vez en cuando jajaja

    ResponderEliminar