Las carreras de Escorpio, Maggie Stiefvater






  Hoy os traigo, por fin, la reseña de un libro auto-conclusivo. Sí, lo conseguí. Me he sentido atraída por un libro que no tiene tres, cuatro o siete secuelas. Y, ¿os lo recomiendo? ¡Muchísimo! Una historia fresca, ágil, divertida, tierna, dura y, ante todo, original. De la autora, Maggie Stiefvater, yo ya era fan antes pues el estilo de su prosa y los personajes de sus libros La profecía del cuervo (reseña aquí) y Saqueadores de sueños (reseña pendiente) me cautivaron. 



Sinopsis

  En Las carreras de Escorpio se relata la historia de dos adolescentes, Puck y Sean. Puck es una joven huérfana que sobrevive con sus dos hermanos en una vieja granja de Thisby, una isla situada de forma ficticia cerca de Gran Bretaña e Irlanda. Puck Connolly se esfuerza para sacar adelante, entre miseria y hambre, a su familia y a su querida yegua, Dove. Su hermano mayor trabaja demasiado y sus ausencias son muy largas. Su hermano pequeño es un chico raro y solitario al que Puck (Kate) intenta robarle de vez en cuando una carcajada, en ocasiones sin éxito. Sus padres fallecieron en un desafortunado accidente a manos de los capaill visce, los salvajes équidos marinos que en noviembre emergen de las aguas y ocupan  las costas de la isla. 

 
Pero, en Thisby, eso es algo frecuente, cotidiano, algo casi predecible. Los ataques se suceden a lo largo de los noviembres y eso, además de periodistas, turismo y aficionados a las famosas carreras de capaill visce, sólo acarrea a la isla desgracias, familias rotas y futuros poco prometedores. Thisby permanece la mayor parte del año incomunicada debido al clima inestable que la cubre y al mar revuelto que la rodea, lo que hace del enclave un lugar relegado de los avances del continente, un refugio para nostálgicos y un contundente ejemplo de tierra poco próspera para sus jóvenes, que huyen de allí en cuanto tienen oportunidad.

  Por su parte, Sean Kendrick también es un joven huérfano. Su padre, famoso jinete de capaill visce, perdió la vida a lomos de su animal en una carrera. Sin embargo, aquello no amedrentó a Sean quien ama a esos animales, a la velocidad y a las carreras por encima de todo. Para ganarse el jornal, trabaja de responsable de cuadras para el magnate de la isla quien hizo fortuna y se apropió de media región invirtiendo en estas competiciones. 



  Si Sean Kendrick, favorito de las apuestas y mejor jinete de la isla, alcanza el primer puesto este año en la carrera ganará su libertad, su independencia y a Corr, su capaill visce y su mejor amigo. Si, en cambio, vence la inexperta Puck a lomos de su  insignificante yegua terrestre Dove, ésta no ganará nada pero tampoco perderá lo poco que tiene, a su familia.

¿Quien se hará con la victoria?


¿Qué se va a encontrar el lector en esta novela?

1. Un estilo juvenil y desenfadado con episodios divertidos y memorables. Un ritmo ágil que se basa en la armonía entre diálogos y pensamientos y descripciones. Una prosa con fragmentos dominados por la reflexión que se equilibra a la perfección con las partes en las que la acción lleva la voz cantante. Una pluma cuidada que se expresa en primera persona y que destaca por su permeabilidad ajustándose a la voz de cada uno de los dos protagonistas de una manera natural y, al tiempo, elogiable.

2. Una historia que se extiende a lo largo de capítulos cortos pero de intensidades variables. Los primeros son totalmente introductorios  y aunque el ritmo es ágil la acción se concentra en la última parte del libro. No obstante, la historia para avanzar hasta el desenlace no necesita de escenas trepidantes sino que es como un cuento de pequeñas conquistas,  de pequeños avances, del paso a paso. Una historia que habla sobre la constancia y el sacrificio.


3. Una ambientación fantástica con preciosas referencias mitológicas (los  temibles capaill visce se inspiran en los kelpies, caballos acuáticos de la mitología céltica) y con reminiscencias de comienzos del siglo XX: hombres con bombines y trajes, grandes máquinas de fotos con cortinas negras bajo las que los fotógrafos se esconden, los periódicos locales y la radio como únicos medios de comúnicación, etc. En ningún momento la historia se sitúa de forma fehaciente en un año o en un lugar exactos, son todo insinuaciones  y alusiones para que lector se imagine el telón de fondo de la historia. También cabe citar el marco en el que la historia tiene lugar: playas salvajes, verdes acantilados, mareas vivas, tormentas... Inconscientemente el autor se sitúa en Irlanda, en Gran Bretaña o, si como es mi caso, una es oriunda del norte de España, en sus playas favoritas.

4.  Algo que no es habitual hallar en libros de corte juvenil es una nota del autor explicando el proceso de creación, el trabajo de documentación, la fuente de inspiración, etc de su obra. Y, en este caso, la hay. Y me encantó porque lo estaba esperando. Ya tenía la idea rodando por mi cabeza de navegar en internet al acabar el libro para conocer el origen de los capaill visce y entender la composición de una novela tan...diferente, una novela que es un cuento demasiado sangriento para niños y, quizás, no lo suficiente complejo para adultos. En tal nota Maggie explica porqué necesitaba escribir algo así. Y lo hace de maravilla.



5. Por último, el elemento que más he valorado de la novela es la construcción de los personajes, tanto de los principales como de los secundarios. Mientras que a los protagonistas se les acaba conociendo en profundidad al asistir a su historia mediante una narración en primera persona, de los secundarios el lector sólo conoce unos pocos esbozos que resaltan sus particularidades y rarezas. Esta dicotomía me resulta una herramienta original que aporta al relato ligereza en cuanto a la cadencia y equilibrio en cuanto a la densidad de datos, explicaciones, descripciones, etc. Para acabar, la historia de amor entre Sean y Puck es previsible y sencilla y, aún así, uno no puede dejar de leer. Son personajes divertidos y carismáticos, con contradicciones personales, problemas, dudas, ilusiones, planes, sueños.. etc. No es, su historia, la de un gran drama que nunca se vaya a olvidar sino que es, más bien, una historia que le saca al lector tres sonrisillas y ninguna lágrima pero que merece la pena ser leída. 


¿Conocíais el libro? ¿Y a la autora? En ese caso, ¿os gustó? Y, si no lo habéis leído, ¿lo haréis? ¡Contadnos!


1 comentario :

  1. Oye, no sabía que esta autora tenía una novela autoconclusiva. Recuerdo que me recomendaste "La profecía del cuervo", pero como es una saga y ya estoy saturada de ellas, decidí dejarla para después. Creo que empezaré por esta. El argumento me llama mucho la atención. Ya la añado a mi lista de lecturas.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar